La Cobertura De Los Seguros De Responsabilidad Civil Profesional En El Ámbito De La Sanidad Durante La Crisis Sanitaria Covid-19

I. Introducción

La situación de crisis sanitaria en la que nos encontramos inmersos como consecuencia de la irrupción del COVID-19, ha situado al sector de los seguros ante un escenario sin precedentes, donde el riesgo y la incertidumbre han cobrado un especial protagonismo.

En este sentido, ante estas extraordinarias circunstancias, se han adoptado numerosas medidas urgentes que han alterado el estándar de normalidad que regía en las coberturas de los seguros de RC sanitaria, ya sea en el ámbito de la gestión pública como en la privada.

Y es que la prestación de los servicios por parte de los profesionales médicos se está desarrollando en un escenario de extrema complejidad, que se ve, a su vez, condicionada por las decisiones tomadas por el gobierno en materia de sanidad.    

II. La responsabilidad civil profesional del personal sanitario

Como es evidente, el desarrollo de la actividad por parte de los sanitarios se está efectuando en un contexto complicado y aún más complejo en términos de comparación con el habitual.

Lo anterior debe tomarse en consideración en aras a advertir el aumento de situaciones que pueden comprometer la responsabilidad médica, en las que se puede materializar un incumplimiento o defectuoso cumplimiento de la lex artis, que se concibe como criterio valorativo de la corrección del concreto acto médico ejecutado por el profesional de la medicina.

En todo caso, debe recordarse que para calificar dicho acto como conforme o no con la técnica médica exigible, será necesario analizar las especiales características del profesional, la especialidad, la complejidad y trascendencia vital del acto y, en su caso, la influencia de otros factores endógenos y exógenos.    

III. Contexto en el que se desarrolla la actividad sanitaria

En el contexto de esta crisis sanitaria, ante una valoración de la conducta de los profesionales sanitarios, de la que ya se sabe que queda descartada toda suerte de responsabilidad más o menos objetiva, resultará necesario analizar la influencia de aquellos factores que son ajenos al propio desarrollo de la actividad profesional, siendo algunos de ellos, los siguientes:    

  • Las condiciones extremas y la falta de medios suficientes que condicionan la prestación normal de su servicio o el habitual desempeño de la profesión.
  • La falta de medidas de prevención que garanticen unas condiciones mínimas en materia de protección, de forma que se reduzca el riesgo para la salud del personal sanitario y de los pacientes.
  • La falta de cualificación específica o de formación de los facultativos.  
  • La prestación de atención médica en centros sanitarios temporales, así como de forma telemática -telemedicina-.    

IV. El impacto en el ámbito de los seguros de RC profesional sanitaria

Partiendo del escenario anterior, la gran pregunta a responder sería: ¿cuál es el impacto de la pandemia provocada por el COVID-19 en el ámbito de los seguros de RC profesional sanitaria?

Pues bien, ante un panorama tan excepcional como único en el ámbito de la actividad sanitaria, la actuación de los facultativos va a estar más expuesta a situaciones en las que pueda quedar comprometida su responsabilidad profesional, lo que supone un aumento del riesgo para las aseguradoras.

Como consecuencia directa de lo anterior, tras el levantamiento del estado de alarma, se prevé un aumento significativo de los siniestros respecto de todas aquellas actuaciones médicas que sean susceptibles de considerarse negligentes, pues son evidentes los resultados que se están obteniendo en cuanto a la atención sanitaria prestada.

En este sentido, dado el exponencial aumento de riesgo y el incremento de la siniestralidad, resulta absolutamente necesario que se proceda a realizar un análisis de las cláusulas que rigen las pólizas de RC sanitaria en vigor, todo ello, con el fin de determinar el riesgo que se está asegurando y, de cara a un futuro a corto-medio plazo, concretar el nuevo marco contractual de las pólizas que posteriormente se suscriban.

Entre estas cláusulas, nos podemos encontrar con aquellas que establecen las exclusiones de cobertura, en las que se incluyen riesgos o daños extraordinarios (conflictos bélicos, desastres de la naturaleza…). Esta exclusión se debe al efecto ruinoso que puede suponer la concurrencia de alguno de estos escenarios para las entidades aseguradoras.

Ahora bien, si comparamos esos escenarios extraordinarios con el actual estado de emergencia sanitaria, cabe preguntarse lo siguiente: ¿debería considerarse la pandemia originada por el COVID-19 como un riesgo extraordinario que no debe ser objeto de cobertura por las pólizas de RC profesional?

Como cabe esperar, la pandemia causada por el COVID-19 y la consiguiente saturación del sistema sanitario no debe considerarse como un riesgo extraordinario, ya que, con anterioridad, las aseguradoras han cubierto epidemias o enfermedades que provocaron un gran número de fallecidos en todo el mundo.

Es por ello que a pesar de que el sector asegurador de RC sanitaria va a recibir de lleno el impacto de las consecuencias producidas por el COVID-19, las pólizas deben dar cobertura a todos aquellos daños que se produzcan a raíz de la pandemia, pues, de no ser así, se atentaría contra la verdadera naturaleza de este tipo de pólizas.    

V. Conclusión

Con motivo de la crisis sanitaria provocada por el COVID-19, las entidades aseguradoras sufrirán un aumento exponencial del riesgo y de siniestralidad, dado que los daños que se deriven de esta pandemia podrían estar cubiertos por las pólizas de RC sanitaria.

De este modo, será necesario que estas entidades den un nuevo enfoque al modelo de gestión de riesgos, de forma que éste sea más integral, versátil y eficiente, e implementen soluciones alternativas al seguro tradicional en cuanto a la transferencia de riesgos.